El compromiso de la organización de la Carrera Verde es sembrar árboles nativos en el esquema de restauración ecológica en las Reservas Biológicas de la Fundacion Natura: Encenillo (Guasca, Cundinamarca), El Silencio (El Retiro, Antioquia) y Cachalú (Encino, Santander) y área Metropolitana y municipios cercanos a Medellín.

Las siembras hechas por la Fundación Natura en las reservas se realizan con el propósito de aumentar la oferta de hábitat boscoso mediante un proceso de restauración ecológica. Las siembras correspondientes a la Carrera Verde, se documentan en cuanto a su localización, cronología de siembras, registro fotográfico y origen y calidad del material vegetal empleado.

1. UBICACIÓN DE LAS SIEMBRAS

A continuación se hace una descripción de los sitios donde Fundación Natura siembra los árboles correspondientes a la Carrera Verde:

1.1. Reserva Biológica Encenillo

La Reserva Biológica Encenillo (RBE), es una reserva de la sociedad civil de propiedad de Fundación Natura; está localizada en el municipio de Guasca, Cundinamarca, en la cordillera oriental de los Andes Colombianos en el rango altitudinal de 2800 – 3200 msnm y cuenta con 206 hectáreas, las cuales cubren un mosaico de bosques y pasturas. Del total de la reserva, 178 hectáres cuentan con cobertura boscosa, aproximadamente 70% de esta área está cubierta con bosque altoandino maduro, con predominancia del encenillo (Weinmannia tomentosa). La fracción boscosa restante cuenta con bosques secundarios, desarrollados en áreas con diferentes grados de disturbio de origen antrópico.

El bosque de encenillo (BAAe) pertenece a una tipología exclusiva de la cordillera oriental colombiana y es una de las coberturas históricamente más deforestadas por estar en la proximidad de grandes centros poblados como la ciudad de Bogotá y otras capitales provinciales. La biodiversidad del BAAe está representada principalmente en epífitas, tanto vasculares -orquídeas y helechos- como no vasculares -musgos, hepáticas y líquenes Los bosques de la Reserva Encenillo proveen hábitat para numerosas especies de fauna entre las que se descantan 78 especies de aves y mamíferos como zorros de páramo, armadillos, cusumbos, curíes y murciélagos entre las más destacadas. Estos atributos naturales, sumados a las presiones y amenazas a su integridad y, a las funciones y servicios ecosistémicos que proveen los bosques altoandinos de la Reserva Encenillo, ameritan ser considerados como objetos dignos de conservación.

Las siembras se realizan en áreas que antiguamente tuvieron bosques que fueron talados para dar cabida a actividades agrícolas y mineras. Los árboles sembrados en la Reserva Encenillo para honrar el compromiso adquirido con los participantes y patrocinadores, hacen parte del programa de restauración ecológica del bosque altoandino de encenillo que se adelanta en esta reserva.

1.2. Reserva Biológica El Silencio

La reserva biológica El Silencio está en la cordillera Central; en el municipio de El Retiro, oriente antioqueño, veredas Puente Peláez y La Hondita. Posee un área de conservación de 171 hectáreas y está conformada por cuatro predios denominados Las Flores, El Silencio, La Montañita y La Hondita.

Por su cercanía con Medellín, el municipio de El Retiro forma parte del llamado ‘segundo piso de Medellín’ y de la tradicional ‘Vuelta a Oriente’, paseo casi obligado de fin de semana para miles de residentes de las zonas circundantes, especialmente de quienes viven en el Valle de Aburrá.

Al ver su potencial para restauración ecológica de bosques andinos y altoandinos y conservación del recurso hídrico, la Fundación tomó la decisión de conservar la reserva y declararla como área de conservación privada a perpetuidad.

Sus objetivos de conservación son los relictos de bosques andinos húmedos de la cordillera, que en esta región son muy escasos. Los pocos que quedan se encuentran muy degradados, sin embargo el potencial de restauración y la recuperación de la biodiversidad y servicios ecosistémicos son muy importantes para la región.

La topografía de la zona es quebrada, en forma de laderas de hasta 600 metros de longitud y pendientes del 25 al 50%. Los predios de El Silencio, La Montañita y Las Flores pertenecen a la microcuenca de la quebrada La Miel, que desemboca al río Buey y este al río Arma, este último afluente del río Cauca. En estos predios afloran aproximadamente 7 quebradas pequeñas, con agua permanente durante todo el año.

En años anteriores, los predios de la reserva biológica El Silencio fueron usados para ganadería extensiva, pero desde su donación se cambió su uso a conservación para restauración ecológica de bosques naturales altoandinos.

1.3 Reserva Biológica Cachalú

La reserva Biológica Cachalú se encuentra ubicada en el municipio de Encino, Santander y posee una extensión aproximada de 2.300 ha.

La Reserva Biológica Cachalú se creó en el año de 1996 con el fin de proteger bosques andinos de roble en la Cordillera Oriental, junto a la fauna y flora presente en ellos, en particular algunas especies de aves y plantas únicas del país, y del mundo. Antes era una gran hacienda ganadera y en ciertos sectores del bosque se extrajo madera por mucho tiempo, pero actualmente después de permitir el crecimiento natural de la vegetación y aislar las zonas del pisoteo del ganado, hay bosques de más de 20 años de regeneración.

La Reserva Biológica Cachalú protege una de las principales áreas de bosques andinos con presencia de roble.

  • Área Metropolitana y municipios cercanos a Medellín
  • De éstas siembras se encarga la siguiente entidad: Corantioquia.
  • Fundación Natura hará la verificación de estas siembras.